Explorar
« atrás

¿Qué es la calidad del ambiente interior (IEQ) y porqué es tan importante?

En los últimos años, nuestra industria ha sido testigo de un cambio notable en la forma en que brindamos un entorno interior de calidad. Los inquilinos ahora tienen una mejor comprensión del impacto que la calidad del aire tiene en su salud mental y los empresarios están comenzando a apreciar mejor las implicaciones de calidad y productividad. Pero, ¿por qué es importante que nosotros prestemos atención a esto?

Ofrecer un ambiente interior de calidad es una tarea compleja que involucra muchos factores como la calidad del aire interior, ruido mínimo y una temperatura agradable acompañados de una humedad relativa saludable, niveles adecuados de densidad de ocupantes y medidas destinadas a proteger la salud mental.

Todo esto se suma a lo que ahora llamamos calidad del ambiente interior (IEQ en inglés: "Indoor Environmental Quality") e ilustran cuán amplio se ha vuelto el área de los especialistas en ingeniería de la construcción. Hoy en día, nuestro trabajo es mucho más que simplemente obtener aire de buena calidad en un espacio a la temperatura adecuada.

Ahorros a conseguir

La recesión económica mundial en 2008 nos condujo a niveles sin precedentes de 'ingeniería de valor', lo que con demasiada frecuencia dio lugar a decisiones difíciles entre reducir costes para cumplir con un presupuesto de instalación y proporcionar la mejor solución para los ocupantes de un edificio a lo largo de su ciclo de vida. Sin embargo, para esas personas, la diferencia entre 'precio' y 'coste' nunca ha sido mayor. Lamentablemente, en demasiadas ocasiones hemos visto a nuestra industria cruzar esa línea, con el enfoque y los objetivos de un contratista bajo una increíble presión comercial para asegurar un pedido al precio más bajo posible.

Sin embargo, el World Green Building Council estima que, en promedio, la mejora de la eficiencia energética supone un ahorro anual de alrededor del 9% de los gastos de funcionamiento para los propietarios de edificios comerciales.

Sin embargo, si un edificio contribuye a la retención del personal, por ejemplo, porque les parece un lugar de trabajo saludable, estimulante y gratificante, puede sumar hasta 30€ por m2, pero el gran ganador es la productividad: si mejorar el ambiente interior resulta en una mejora del 10% en productividad; eso podría valer unos 300€ por m2 o más.

ieqvers

La felicidad en el trabajo es clave

Mantener a las personas felices en sus lugares de trabajo vale mucho dinero. Mucho más que simplemente reducir las facturas de energía. Eso no quiere decir que debamos comenzar a ignorar la eficiencia energética y del agua. Todo lo contrario. Un funcionamiento eficiente es un indicador de la calidad general de un edificio, pero si medimos nuestro trabajo únicamente en esos términos, minimizamos nuestro impacto más amplio y todo el potencial de la ingeniería de edificios.

El estándar de construcción "WELL", desarrollado en California (USA), está comenzando a establecerse en Europa. Un proyecto certificado WELL tiene el potencial de añadir "valor medible" en términos de salud, bienestar y felicidad de los ocupantes de un edificio, según su creador, el WELL Building Institute.

Impactos en la productividad

Por ejemplo, en cuanto a la calidad del aire interior y la ventilación, el estándar sostiene que una oficina bien ventilada puede duplicar la capacidad cognitiva. Para el confort térmico se ha establecido que el rendimiento del personal caerá en un 6% si las oficinas están demasiado calientes y en un 4% si están demasiado frías. Además, los estudios han encontrado que los altos niveles de dióxido de carbono (CO2) tienen un impacto negativo significativo en la capacidad cognitiva y el pensamiento estratégico, como muestra el siguiente gráfico.

CO2_ieq

 

La necesidad de aumentar la conciencia del IEQ

Los ocupantes de los edificios son cada vez más conscientes de su entorno interior gracias a la disponibilidad de datos extensos sobre la temperatura, calidad del aire, niveles de iluminación, etc. en teléfonos inteligentes y otros dispositivos portátiles. En el pasado, pocas personas habrían perdido tiempo en pensar en la calidad del ambiente interior, pero gracias a estos datos, los empresarios están comenzando a apreciar mejor las implicaciones de la calidad y la productividad.

Esto constituye un poderoso argumento comercial para incluir medidas para una buena calidad del aire lo más temprano posible en el proyecto y requiere que el fabricante ayude con el diseño de la etapa inicial, ya que un enfoque debidamente coordinado es la única forma de lograr los mejores resultados.

Los avances en la tecnología de control, la arquitectura de la red y la integración de los sistemas han permitido que el HVAC y otros sistemas de construcción interaccionen y funcionen con niveles de eficiencia mas altos que nunca. Aunque en realidad, la mayoría de los edificios aún emplean solo una mínima parte de la increíble tecnología actualmente disponible para ayudar a sus usuarios a controlar e impulsar los sistemas hacia una óptima integración y rendimiento del ciclo de vida.

Un buen ejemplo dentro de Swegon, donde hemos adoptado y estamos utilizando nueva tecnología, es con nuestra herramienta ESBO, que permite seleccionar los productos más eficientes en un espacio modelado. Esta es una excelente manera de captar la experiencia del fabricante lo antes posible en el proceso de diseño y debe conducir a que se especifiquen las soluciones más apropiadas.

Ha habido muchos cambios a lo largo de los años en esta industria, pero la verdad es que nunca antes habíamos tenido una oportunidad tan increíble de utilizar la tecnología de vanguardia que tenemos a nuestra disposición para ayudar a mejorar el ambiente interior en el que vivimos, aprendemos y trabajamos. Deberíamos aprovechar esta oportunidad para influir en el cambio de una manera que tenga un impacto positivo en el único "valor" verdadero en el que deberíamos centrar la habilidad de la "ingeniería": nuestra calidad de vida.